ella.

su piel es como la arena de la playa; suave y calientita con el amor del sol. sus ojitos cuando me dejan verlos cargan una dulsura tan inocente y llena de posibilidad que casi no aguanto verlos, como que algo en mi se asusta con la intimidad que siento ser posibile alcanzar con ella.

cuando me acarician sus manos en el cabello o mi cara, siento que mi cuerpo se relaja, dejando que aquel amor que ella desea dar y recibir se fortalezca en cada encuentro.

despues de algunas horas de este tipo de compartir, se empieza alejar de mi, poco a poco. no se por que. ni tampoco lo pienso demasiado. el mar me a ensenado que la paciensia en asuntos de la vida me servira como heramienta irreemplazable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s